Redefina siempre su oferta

Eso es, tienes tu primer contrato. Felicitaciones! Aunque esto puede hacerle pensar que usted tiene una oferta que le gusta al cliente, no es cierto! Es posible que su oferta pueda hacer feliz a un cliente, o incluso a algunos clientes, pero ¿es óptima? Lo más probable es que no! Los empresarios exitosos están constantemente redefiniendo su oferta, ya sea un producto o un servicio.

En el comercio electrónico, las pruebas A/B son el constante refinamiento de la oferta, contenido o publicaciones según las preferencias del público. Este principio de comercio electrónico debe aplicarse a su negocio, cualquiera que sea su naturaleza! Su oferta nunca debe ser estática, debe permanecer dinámica y reactiva a las tendencias del mercado y de la industria.

Los empresarios exitosos están en sintonía con su clientela. Son capaces de ajustar cada detalle de su oferta y sus métodos de comunicación para obtener una respuesta óptima de sus clientes.

Trabajando menos

Los contratistas de arranque no cuentan sus horas de trabajo. Trabajan incansablemente y a veces es demasiado! Poca gente te dirá que trabajes menos. Lo hago sin vergüenza, sin modestia.

Es esencial encontrar un equilibrio entre el proyecto y la vida personal. Si no te revitalizas lo suficiente en las diferentes esferas de tu vida, tu proyecto acabará ocupando todo el espacio y ya no serás eficiente.

Es importante dar un paso atrás y hacer balance en todo momento. El tiro debe ajustarse según sea necesario. Si el proyecto ocupa demasiado espacio en tu vida, entonces indirectamente perjudicas el éxito del mismo proyecto.

Recuerda por qué estás haciendo todo esto

Los empresarios exitosos encuentran motivación para tomar sus propias decisiones y lograr una meta que sea verdaderamente como ellos mismos. Estas son las motivaciones empresariales más fuertes y eficaces. Están directamente relacionados con el éxito de los empresarios.

Sin embargo, la vida cotidiana a veces puede alejarte de las profundas razones por las que estás comprometido con esta aventura empresarial. Sin embargo, estas motivaciones son su combustible. Te dan la energía para avanzar cuando los tiempos son difíciles. Tómese un momento, una vez al día, para detenerse. Sólo pregúntate: ¿por qué estoy haciendo todo esto? ¿Qué me está llevando? ¿Qué me está vitalizando? ¡Aquí, tan simple como eso!

Haz lo que amas

Está claro que como empresario, no sólo hará lo que le apasiona. Ciertamente no! Usted tendrá que aprender a realizar una amplia gama de tareas que le llevarán fuera de su zona de confort.

Dicho esto, usted necesita entender desde el principio que su negocio requerirá conocimientos y habilidades que usted no puede desarrollar. Tienes una personalidad propia y no tienes el perfil de todos los oficios y ocupaciones! Aunque siempre me sorprende ver a los empresarios sobrepasar sus límites y salir de su zona de comodidad, nadie puede ser completamente versátil.

Necesitarás aprender a delegar y concentrarte en tus fortalezas. La buena noticia es que sus fortalezas son necesariamente donde se divierten. Tus fortalezas naturales son aquellas que te hacen vibrar, hacer tus tareas fáciles y placenteras, y te vitalizan.

Sea terco

Los empresarios a menudo aceptan mandatos que están fuera del ámbito de sus negocios. ¿Por qué? ¿Por qué? Simplemente porque tienen que pagar sus cuentas y alimentarse, como todo el mundo! Eso tiene sentido, ¿no? Estos se llaman contratos de alimentos.

Aunque a veces puede ser necesario desviarse de la misión y las orientaciones de la empresa, esto supone un riesgo de cambio para su empresa. Déjame explicarme. Aceptando mandatos que no corresponden a lo que realmente quieres hacer, es muy probable que poco a poco te conviertas en el experto en este campo a pesar de ti mismo. Se le darán mandatos que van más allá de sus intereses y fortalezas. Se le acabará el vapor y, sin darse cuenta, desarrollará una empresa que no se parecerá en nada al proyecto empresarial que estaba esperando.

No siempre tenemos el lujo de rechazar contratos, estoy de acuerdo. Sin embargo, usted necesitará aprender a desarrollar cierta firmeza sobre su visión de negocio. Cuanto más se desvíen de él, más dispersarán sus energías y los recursos de la empresa, y menos motivados se sentirán por su proyecto. Imagine que usted acepta un contrato de comida y se ve forzado a rechazar un contrato que le anima la siguiente semana p